Su navegador no es compatible

Está utilizando un navegador que ya no es compatible. Para seguir visitando nuestra página web, utilice uno de los siguientes navegadores compatibles.

Nuestra presencia global

Seleccione un área de negocios, su país e idioma.

Close

Cómo mantener sus herramientas portátiles

Mantenimiento de verano y de invierno

Los trabajadores y las empresas de construcción que utilizan y operan herramientas portátiles, incluidas las empresas de alquiler, necesitan cuidar sus equipos durante todo el año. Usted sabe lo costoso que son; por lo tanto, es de suma importancia mantenerlos en óptimas condiciones. Sin embargo, según el clima, existen diferentes regímenes de mantenimiento. En este blog, proporcionamos algunos consejos útiles sobre los tipos de mantenimiento y las prácticas recomendadas que debe realizar durante los meses de verano e invierno.

Mantenimiento de verano

Almacenamiento de herramientas

Durante los meses de verano, el clima puede ser caluroso y húmedo. Cuando se almacenan herramientas en estas condiciones, están en riesgo de exponerse a la humedad. Las bolsas de gel de sílice, que vienen en muchas formas y tamaños diferentes, son excelentes para mantener la humedad a raya. Colocar unas pocas en la caja de herramientas protege sus herramientas portátiles y puede ayudar a evitar la oxidación. Además, en lugar de dejarlas en el suelo, cuélguelas para mantenerlas fuera de peligro.

Enfriamiento

En el hemisferio norte, el día de trabajo es mucho más largo durante el verano, lo que significa que las herramientas funcionan durante períodos prolongados. Si ha estado utilizando sus herramientas eléctricas portátiles durante un día caluroso y soleado, es importante dejar que sus herramientas se enfríen durante unos minutos adicionales al final del día laboral. También recomendamos lubricar la herramienta después de enfriarla y antes de guardarla, lo que también puede evitar la corrosión o la formación de óxido.

Mantenimiento de invierno

Temperaturas extremas

Las temperaturas de congelación pueden hacer que las piezas metálicas y plásticas de algunas herramientas portátiles, neumáticas o hidráulicas se vuelvan débiles o frágiles, lo que puede provocar daños o roturas, especialmente si las utiliza mientras aún están frías. Además, a medida que las herramientas se calientan, la tensión en las piezas metálicas que pasan de las temperaturas de congelación a las calientes puede causar que algunas herramientas fallen si esto ocurre con frecuencia. Por lo tanto, es fundamental que permita que sus herramientas se calienten antes de usarlas durante los meses fríos de invierno.

Lubricación

Las herramientas metálicas se pueden oxidar. Los cambios de temperatura y humedad pueden acelerar la oxidación. El uso de aceites o grasa para lubricar las herramientas eléctricas manuales ayuda a evitar que se oxiden.

Almacenamiento del equipo de gasolina

Supongamos que tiene una herramienta impulsada por un motor de gasolina que está fuera de servicio durante los meses de invierno. Con el tiempo, cualquier combustible que quede en el tanque puede caducar y es posible que tenga problemas para volver a encenderlo cuando llegue la primavera. Por lo tanto, le recomendamos vaciar el tanque de combustible y drenarlo correctamente antes de guardarlo. 

El mantenimiento proactivo de las herramientas requiere bastante compromiso, pero reduce los gastos innecesarios relacionados con las reparaciones o el reemplazo a largo plazo. Solo recuerde, sin importar la época del año, limpie cuidadosamente las herramientas portátiles después de cada uso; a nadie le gusta usar equipos sucios.